Visita del embajador de la RASD a la ciudad de Guadalajara, Mexico.

El presidente municipal de Guadalajara, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, recibió ayer la visita del embajador de la República de Saharaui, Ahmed Mulay Ali Hamadi, quien en representación de su país pidió intercambios y apoyo para su país. 

El país de Saharaui está en problemas por conflictos y requiere ayuda de logística para su reconstrucción y arranque definitivamente como nación. Fue colonia española y hay ciertas afinidades con nuestro país.

El diplomático dio a conocer la situación socioeconómica y política del proceso independentista que enfrenta su pueblo.

Dijo que a pesar de ser un emirato, es totalmente diferente a los demás emiratos árabes ya que es el único que practica la democracia sin la intervención de familias poderosas que controlen y hereden el poder a sus descendientes, tal es el caso de Marruecos, país del que pretenden independizarse.

“El rey de Marruecos tiene casi el 30% de la riqueza de Marruecos en su familia, mientras que los Saharauis somos un país democrático donde la herencia no existe y donde todo se hace de una manera democrática, donde hay elecciones, etcétera”.

Agregó que la República Árabe Saharaui Democrática (SARD) es diferente en otros aspectos ya que es el único emirato en donde la mujer tiene un valor social y donde no hay poligamia, “queremos llegar a ser un país fuerte pero en el contexto humano, creo que podemos estar orgullosos de que cuando salió España en 1976, teníamos el 80% de analfabetos, hoy por hoy, salvo la gente mayor toda la república Saharaui está alfabetizada”, puntualizó Mulay Alí.

Una estrategia para crear las bases del que será el próximo país número 54 en África, fue cambiar las armas por educación y a pesar de que no existe el recurso económico suficiente para satisfacer las necesidades del pueblo Saharaui, si existe la aplicación de políticas que se han traducido en apoyos educativos, transformados en becas que en el extranjero le dan la oportunidad de prepararse y regresar a ayudar a su país.

“Tenemos miles de licenciados, de doctores, de maestros que hemos formado durante este tiempo de guerra pensando en el futuro, lo que queremos crear es un estado basado en la experiencia que ya se está viendo, basado en el medio ambiente, en el clima, en cómo utilizar toda esa riqueza que tenemos, sin dañar a nuestro territorio y distribuir esa riqueza para que todo el pueblo Saharaui pueda vivir con dignidad y libertad, por lo que está luchando”, externó el representante árabe.

Una de las ventajas que ha obtenido el pueblo Saharaui al permitir que su pueblo salga del país es que han encontrado en países como España, Bielorrusia, Polonia, Argelia, Siria, Cuba, México, Panamá, Venezuela, Italia, Inglaterra entre otros, una filosofía que ha fortalecido su espíritu nacionalista, por lo que regresan a su país con mayor compromiso de aportar algo de su conocimiento a su sociedad.

El escudo de armas de la República Árabe Saharaui Democrática es un símbolo creado por el Frente Polisario, un movimiento político que surge el 27 de febrero de 1976 cuyo objetivo es lograr la independencia del país, que fue anexado por Marruecos, tras la desocupación de las tropas de España. Actualmente, el Frente Polisario controla un 25% del territorio del Sahara occidental.

El escudo contiene los siguientes elementos: un cuarto creciente y una estrella roja que simbolizan el mundo islámico, dos rifles cruzados y dos banderas nacionales. El escudo está sujeto por una guirnalda de hojas de olivo. En la parte inferior aparece un pergamino en rojo con el lema nacional que dice: Libertad, democracia, unidad.

Ahmed Mulay Ali se refirió a la situación que actualmente priva en México y externó que la filosofía Saharaui ha funcionado dentro de su cultura, y citó: “El ser humano que aprende a ser feliz con lo mínimo, siempre será feliz, a los mexicanos yo les digo, tienen mucho, no necesitan nada de afuera, es un pueblo muy bello, un pueblo solidario, un pueblo que quiere a su tierra, un pueblo amoroso y lo que tiene que pensar en lo mínimo, el que tenga lo mínimo que se sienta feliz, así el que tiene mucho van a dar mucho, van a repartir porque no necesitan tanto y los que tienen poco, van a estar conformes y felices” concluyó.

Post copiado del original publicado en http://www.oem.com.mx/eloccidental/notas/n2207505.htm

Deja una respuesta