Archivo de la etiqueta: Minurso

Naciones Unidas no tiene credibilidad entre el pueblo saharaui

La activista por los derechos humanos, Abida Mohamed, defiende la no-violencia como estrategia frente a Marruecos para frenar los intentos de volver a las armas expresadas por la juventud del Frente Polisario.

Abida Mohamed
La activista saharaui pro derechos humanos Abida Mohamed

Abida Mohamed da su visión sobre el conflicto que mantienen desde hace décadas Marruecos y el Sáhara Occidental. Es activista por los derechos humanos, forma parte de Afapredesa, un colectivo que lucha contra el olvido de los desaparecidos, detenidos y asesinados durante el conflicto. Y es presidenta de Nova, una asociación creada hace tres años con el objetivo defender la no-violencia. Formada en su mayor parte por mujeres, defiende que con “la lucha no-violenta todo el mundo puede tener un papel importante”.

¿Cómo y porque nace una de las asociaciones a la cual pertenece, Afapredesa?

Se trata de la primera asociación que nace de la sociedad civil en el pueblo saharaui hace 27 años. Quiere decir Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos del Sáhara Occidental. Y se ocupa de combatir el olvido de los desaparecidos y denunciar los casos de torturas y violación de los derechos humanos del pueblo saharaui.

¿Cuáles son las cifras de desaparecidos a raíz del conflicto?

Desde hace 40 años, han desaparecido 4.500 personas en el conflicto, de entre las cuáles hay 315 mujeres. Una de las victorias que se ha logrado ha sido la sentencia de la justicia española que dejaba bien claro que el pueblo saharaui ha padecido un genocidio sistemático por las propias fuerzas de Marruecos. Y ese genocidio no solo se refiere solo a las desapariciones, también a los bombardeos sobre la población civil, los juicios arbitrarios en tribunales militares,etc.

Tras el desmantelamiento del campamento cerca de Aaiún de 2010 y la sentencia de la Audiencia Nacional, ¿han persistido las operaciones que han comportado muertes, desapariciones y detenciones?

La tragedia es que desde aquel episodio se siguen produciendo detenciones como la de los 14 activistas que han sido juzgados en un tribunal militar, cuando son jóvenes civiles que no tienen nada que ver con el ejército. Son juicios bárbaros con condenas de 30 o 40 años. Los propios observatorios internacionales dicen que se les juzga por cosas ficticias, sin fundamento jurídico. Casos como el brutal asesinato del activista de nacionalidad española Baby Hamday son una muestra de la violación de los derechos humanos.

Eso sí, si hablamos del conjunto de los derechos humanos, tenemos que comentar los cinco derechos humanos: político, civil, cultural, social y económico. El político es el de la autodeterminación; el civil de estar obligados a votar en elecciones que no le pertenecen; los económicos son la lucha contra la pobreza y el desempleo; el social de cambiar el sistema de nomenclatura francés de los propios saharauis, y que nos dificulta encontrar los desaparecidos; y por los culturales de la invasión de la cultura de Marruecos sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental.

¿ Como afecta a la vida cotidiana el muro que divide la parte ocupada de Marruecos con la controlada por el Frente Polisario? Han habido muchas muertes por la existencia de minas antipersona…

Es el muro más desconocido y largo del mundo. Tiene más de 2.000 km y divide a la totalidad del Sahara Occidental de la forma que has mencionado. Ese muro tiene entre cinco y diez millones de personas antipersona y antitanques. Las minas hasta hace ya un mes están provocado cada día nuevas víctimas por el movimiento del agua y la arena. Son incontrolables. Además, tiene un coste económicos para los saharauis por que afecta a nuestra ganadería y para la población de Marruecos: pierde un millón de dolares diariamente para mantener el muro.

Frente a estas violaciones de los derechos humanos, la reacción de falta de dureza de Naciones Unidas no parece ser la adecuada.

Es muy silenciada. Las Naciones Unidas no están tomados medidas serias sobre el conflicto. Es un caso de descolonización, siendo una excolonia de España. Da la ironía que Mauritania y Marruecos fueron los primeros que animaron a España, como le corresponde, a dar la autodeterminación al Sahara. La credibilidad de la comunidad internacional es prácticamente nula, está bajo mínimos.

¿La connivencia entre España y la monarquía de Marruecos es un impedimento clave para desbloquear el conflicto?

Sin duda. Nosotros llamamos a España para que tome seriamente su responsabilidad jurídica y moral con el problema. El 90% de la población española no sabe que la fuerza potencial administrativa del territorio es española. Con 40 años de sufrimiento, basta ya.

Usted es presidenta de Nova, una asociación que abandera la no-violencia. ¿Cómo trata de que sus posiciones ganen terreno frente a las actitudes de las juventudes del Frente que propugnan la vuelta a las armas para ganar visibilidad?

Lo que ocurre en el mundo árabe influye mucho en los jóvenes. Y al comprobar que la comunidad internacional no está respondiendo ante las violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental se aboga por volver a las armas. Apostamos por la no-violencia porque te permite responder sin tener que atacar y retroceder, que es lo que ocurre con el enfrentamiento armado. Es una forma de encontrar salidas sin miedo y sin prisas, ya que estas muchas veces conllevan a sufrimiento.

Intentamos sensibilizar a la propia población de Marruecos que ha vivido de espaldas al conflicto al suceder este siempre en el Sahara. Tenemos estimaciones de que se han perdido alrededor de 20.000 soldados marroquís. Queremos levantar la conciencia crítica de Marruecos, ya que allí tampoco hay desarrollo económico. Más internamente se trata de crear un ejército de gente que practique la no-violencia, que esté concienciada de la situación de vulneración de derechos humanos, ya que es el único camino que existe. Por eso, tratamos de sensibilizar a los jóvenes y a las mujeres principalmente para que se añadan a este movimiento.

Usted es la presidenta de la asociación Nova y buena parte del colectivo está conformado por mujeres. ¿Qué papel juega la mujer en este movimiento?

Es uno de los movimientos donde había mayor participación de la mujer. En un inicio estaba constituido al 70% por mujeres, ahora se está sobre el 60%. Una de las razones que nos inspira en la no-violencia es esa contraposición a la guerra que se basa especialmente en los hombres jóvenes. En cambio, en la no-violencia todo el mundo puede jugar un papel.

¿La decisión de la justicia europea de anular el acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos en la cual se adueñaba de los caladeros del Sáhara Occidental es un espaldarazo a la estrategia de la no-violencia?

La sentencia dejó hablar por fin a la legalidad: Marruecos no tiene ninguna soberanía sobre el territorio del Sahara occidental. Y paró la explotación de los recursos agrícolas del Sahara por parte de las fuerzas marroquís. Y sí. Desde el movimiento de la no-violencia, nos basamos mucho en esa victoria. Este tipo de pequeñas victorias nos ayudan a mostrar a la juventud algo tangible para demostrar los efectos positivos de la no-violencia.

¿Con el fracaso de los dos Planes Baker de principios de siglo, ¿qué hoja de ruta reclaman para resolver el conflictos?

Eso me gustaría que lo plantearás a los líderes del Frente Polisario que son los que te darán una salida. Desde el 2006, después de que las dos partes pusieran sus argumentos, hay tres soluciones: ser parte de Marruecos, tener más autonomía o la independencia. Europa ahora está bloqueando. Son las alternativas que se daban en el referéndum planteado por el Frente Polisario. Y al proponer algo tan atrevido, Marruecos está bloqueando cualquier iniciativa en ese sentido.

Esta entrevista, original del periodista Moises Perez, es copia de su publicación en la version online de EL DIARIO.ES en este enlace

Christopher Ross y su visita al Sahara, luz y esperanza.

CHRISTOPHER ROSS PISA FUERTE EN EL SAHARA OCCIDENTAL

Christopher Ross, enviado especial del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental finalizó ayer, sábado 3 de noviembre, su visita oficial por Marruecos y Sahara Occidental, para desplazarse seguidamente a Argelia; esta visita está poniendo de manifiesto un cambio de política con respecto a la tradición de los enviados especiales.

Tras su llegada al Sahara Occidental mantuvo encuentros históricos, en la sede de la Minurso, con los comités de defensa de derechos humanos, donde se integran los presos políticos, exdesaparecidos, familiares de desaparecidos y presos, y defensores de derechos humanos, que luchan por la libertad del pueblo saharaui, siendo la resistencia contra el ocupante. Estos comités fueron: ASVDH, CODAPSO, CODESA, CSPRON, La coordinación Gdeim Izik y representantes de Dajla, Smara y Bojador, así como con el Presidente de la Confederación Sindical de Trabajadores Saharauis, entre otros.

Es la primera vez, desde la creación de la Minurso que, un Enviado Especial se reúne con los Comités (proscritos y perseguidos por el régimen ocupante), dirigentes de la resistencia que están en el punto de mira de la represión marroquí por ser las organizaciones de derechos humanos que luchan contra la ocupación.

Mientras se celebraban esta reuniones de alto nivel, donde se ha informado al Sr. Ross de la grave situación de genocidio histórico que vive el pueblo saharaui, las fuerzas de ocupación ejercían una brutal represión en las calles de las principales ciudades del Sahara Occidental, contra la población civil desarmada y pacífica, que acogía la visita esperanza en un cambio de la situación que vive a diario. Estas ciudades tomadas por la fuerza, en un despliegue de intimidación, han provocado numerosos heridos durante los días que ha durado su visita al Sahara Occidental ocupado.

El Enviado Especial igualmente ha realizado viajes históricos en el Sahara Occidental, considerándolo una unidad territorial, como lo tiene establecido la Comunidad Internacional y el ordenamiento jurídico de aplicación al territorio, desplazándose por medios aéreos propios de la Minurso, desde El Aaiun (territorios ocupados) a Tifariti (territorios liberados por el Frente Polisario), así como a la ciudad de Mahbas (territorios ocupados), este último, enclave estratégico, próximo al muro y la frontera del Sahara con Marruecos. Estos desplazamientos por el territorio son el ejercicio de la potestad reconocida por las Naciones Unidas y es un claro desprecio de las posiciones de fuerza marroquíes.

Desde que Marruecos conoció el viaje de Christopher Ross al Sahara Occidental se intensificó, aún más si cabe, el despliegue policial de todo tipo de fuerzas que operan en el territorio para reprimir a la población saharaui. Así ha sucedido con los recientes viaje del Relator Especial contra la tortura de Naciones Unidas y de la Fundación Kennedy de Washington, precursores del viaje del Sr. Ross.

Según información de territorios ocupados, la policía ha utilizado las ambulancias para trasladar a las fuerzas de ocupación, lo que supone una violación flagrante de los convenios suscritos por Marruecos, ya que existe una prohibición expresa de utilizar los servicios médicos para la represión de la población.

El vicepresidente de Codapso, Hmad Hammad también relató a esta Fundación que en la oración del viernes, los ulemas predican contra la visita del señor Christopher Ross e incita a los asistentes a arremeter contra los saharauis. Los saharauis que se encontraban en las mezquitas de Maatala, Zemala y Casa Piedra, ante esta violencia verbal, abandonaron la oración. Como señaló el Sr. Hammad: “esta peligrosa escalada de deriva religiosa, que el régimen marroquí intenta arrastrar a la escena política del conflicto y con el que incita a sus colonos al enfrentamiento con la población saharaui”.

Entre los cientos de saharauis que estos días han sufrido la represión y tortura del régimen marroquí, se encuentra la defensora de derechos humanos Aminetu Haidar, presente en una de las reuniones con Christopher Ross, fue agredida por la policía marroquí la tarde del día 1, en las manifestaciones de El Aaiun. Según declaró la propia Aminetu: “Me han pegado con porras, me han tirado al suelo, me han acercado un cuchillo a los riñones… “; “la policía decía matad a la traidora”. “Los que me han agredido eran policías de uniforme. He sacado fotos y un video de policías destrozando mi coche. El mensaje de la ciudad a Ross es que estamos dispuestos a todo por la libertad…”.

Las fuerzas de ocupación y los colonos marroquíes ejercen una nueva forma de tortura, grabando con la punta de cuchillos, sobre la piel del saharaui, la bandera marroquí con la estrella, provocando gran sufrimiento en un acto humillante e injustificable que debe ser deplorado y perseguido.

Dentro de la amplia lista de heridos, se encuentra el ciudadano español Brahim Slaimani Brahim, nacido el 26 de enero de 1977, en El Aaiun y con número de pasaporte AAD175348, el cual, tras la paliza recibida por la brutalidad policial, se vio forzado a salir del territorio, llegando a Las Palmas, donde está siendo tratado de las lesiones que parece. A su llegada al aeropuerto de Las Palmas declaró: “fui agredido por ocho policías marroquíes. Iba con mi hermana a la Avenida de Smara que estaba llena de policía y ejército. De repente se acercaron dos policías secreta. Empezaron a pegar a mi hermana y me acerqué a rescatarla. Echamos a correr y fui seguido por varios policías hasta que caí y empezaron a pegarme patadas en la cabeza; perdí la vista de un ojo. También estoy herido en un dedo, tengo el tabique nasal partido, dolor de espalda y todo el cuerpo. En El Aaiun no hay hospital. Me acerqué hasta allí y estaba lleno de policías y el médico, sin hacerle siquiera una radiografía quería ponerme una inyección en la tripa, por lo que abandoné el hospital…”

Según fuentes de los territorios ocupados, la lista provisional de heridos es:

  • ABDESSALAM LOUMADI,
  • ALI MRAIZIG,
  • ALI SALEM TAMEK,
  • ALUAT SIDI MOHAMED,
  • AMINETTU HAIDAR
  • ATARFAWI METTU,
  • AZIZA ABBAH,
  • BRAHIM ZEGHMAN,
  • BRAHIM ZUGMAN,
  • CHOUIKHA ERRAMI,
  • DADÍSMO LHOUIBLAT,
  • DAGNA DAIDA,
  • DMAHA HAMIDAT,
  • EL ARBI MESAUD,
  • EL MAMI AMAR SALEM,
  • EMBARKA ALINA BAALI,
  • EMBOIRKAT ABDELKRIM,
  • FADAH AGHLAMENHUM,
  • GATO TARFAOUI,
  • HAMMAD EL HAMED,
  • HAMUDI IGHEILED,
  • HASANA DUIHI,
  • HASENA ABBA,
  • JADIYETU MINT BALLA,
  • KHATARI KHNAIBILA,
  • LAAROUSI TAGLABOUT,
  • LAROSI AHMED SALEM TAGLABUT,
  • LEMNEISER HASAN,
  • LIMAM AROUILI,
  • LOUD BOUGACHA,
  • MINA BAALI,
  • MOHAMED SALEM LAKHAL,
  • MORO MED DADACH,
  • MRABIH MAELAININ,
  • NASER BELALEM,
  • SALEK BAIYA,
  • SHABBA ERRAMI,
  • SIDI HUEIBLAT,
  • SUKEINA YAYA,
  • TAHER ALYAZID…

Desde esta Fundación, denunciamos al régimen marroquí por su política de terror sistemática y organizada contra la población civil saharaui, ejerciendo, desde hace años y poniéndose de manifiesto por los últimos acontecimientos, una violencia extrema contra los nacionales saharauis que se resisten a ser anegados en una población marroquí. Esta población, que ha puesto su destino y su futuro en manos de la Comunidad Internacional y que ha sido traicionado durante años, ve en Cristopher Ross, como máximo representante de Naciones Unidas para el territorio y en el viaje realizado estos días, un paso hacia el respeto de sus derechos como pueblo; por lo que denunciamos que la Minurso no tenga competencias en derechos humanos, en el control y represión de las graves violaciones que comete Marruecos en el territorio contra la población saharaui, que en virtud de la Carta de Naciones Unidas y de la numerosos resoluciones del Consejo de Seguridad, corresponde al país y potencia colonizadora, España, la protección de la población y exige a Marruecos el respeto de los derechos humanos y el derecho de autodeterminación. No haciéndolo ni España ni Marruecos, la Minurso debe constituirse en garante de la población indefensa, a merced de Marruecos, dentro del territorio ocupado, con la connivencia de la potencia administradora y colonial que es España.

En virtud de esta situación de desprecio de los derechos humanos que el régimen ocupante lleva a cabo, debe enmarcarse el viaje del Sr. Ross, sus actividades, desplazamientos y actuaciones, en la obligación que tiene Naciones Unidas de reafirmar su posición de garante y vigilante para el cumplimiento del derecho internacional.

Desde esta Fundación, mostramos nuestra solidaridad y reconocimiento a las víctimas y heridos por las fuerzas de ocupación, así como a los Comités de defensa de derechos humanos saharauis, que vienen soportando durante años las duras condenas y las torturas del régimen marroquí. También mostrar nuestro reconocimiento a los saharauis que, con riesgo de su propia integridad y seguridad, abren el territorio para que sea conocido por la Comunidad Internacional los graves hechos que se producen a diario en el Sahara Occidental.

Fuentes: Comités de defensa de derechos humanos, Equipo Mediático, Poemario por un Sahara libre, R.I. Maizirat, Resistencia Saharaui

 

Este post es copia del publicado en http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article43750

Sáhara Occidental: dos propuestas de solución, por Bujari Ahmed

La negociación debe situar el centro de gravedad en un referéndum del pueblo saharaui

 El enviado personal del secretario general para el Sáhara Occidental, Christopher Ross, pasará probablemente por Madrid este 27 de octubre en su recorrido por la región, cuyo propósito es, según el anuncio de la ONU, “intercambiar puntos de vista con actores clave sobre la manera de acelerar el proceso hacia el logro de su objetivo central identificado por sucesivas resoluciones del Consejo de Seguridad, es decir, una solución política mutuamente aceptable que permita la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental”.

Ross debería haber hecho este viaje en mayo pasado, si no fuera por la curiosa y sorprendente decisión marroquí de poner fin a la cooperación con él. Ross regresa al terreno con la misión de “acelerar el proceso hacia su objetivo último”. Ello requerirá reexaminar, de un lado, las causas que condujeron al impasse actual y, de otro, la consistencia de las diferentes propuestas de solución que existen actualmente sobre la mesa del Consejo de Seguridad.El proceso actual que dirige en nombre de la ONU no parte en realidad del año 2007, en Manhasset, sino en 1979. En ese año, la Resolución 3437 (1979) de la Asamblea General insta a Marruecos a “poner fin a su ocupación militar del Sáhara Occidental y a negociar con el Frente Polisario, en calidad de legítimo representante del pueblo saharaui, los términos de un alto el fuego y las modalidades de un referéndum de autodeterminación”.

La OUA intentó ir por esta vía y, al chocar en 1983 con la negativa marroquí, toma la decisión de admitir a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) como miembro de pleno derecho. Marruecos, enfadado, se retiró de la Organización y el enfado le dura hasta hoy. En 1991, la persistencia de la ONU y de la OUA y el resultado de 16 años de guerra lograron convencer a Marruecos a aceptar la organización de un referéndum de autodeterminación en el que el pueblo saharaui pueda elegir entre la integración con Marruecos o la independencia.

La Minurso desembarca en el territorio para organizar el referéndum en febrero de 1992.

El resto es sabido. Rabat llega a finales de 1998 a la conclusión de que el referéndum conduce inevitablemente a la independencia del Sáhara Occidental y toma la decisión de escamotearlo.

Tras rechazar el Plan Baker, Rabat comunica en abril de 2004 al secretario general de la ONU, Kofi Annan, que se opondrá a todo plan de paz que incluya la opción de la independencia del Sáhara Occidental con el argumento de que la independencia “pone en entredicho la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental”. Kofi Annan responde en su informe de octubre de 2004 que la “opción de la independencia ya había sido aceptada por Marruecos en el Plan de arreglo”. Hace apenas dos semanas, el informe del Departamento de Estado americano al Congreso subrayaba que “Marruecos reivindica la soberanía sobre el Sáhara Occidental, posición que no es aceptada por la comunidad internacional”. El informe va más allá cuando subraya que “Marruecos no es considerado por la ONU la potencia administradora de iure del territorio”. En realidad lo es España, aunque siga evadiendo esta verdad.

En junio de 2007, animado por algunos sectores de la Administración de Bush, el mismo Chirac, Zapatero y, más tarde, Sarkozy, Marruecos presenta al secretario general su famosa propuesta de “autonomía”, que es inmediatamente contrarrestada por la propuesta del Frente Polisario. El Consejo de Seguridad toma nota de las dos sin calificar a ninguna de ellas de “seria o creíble” como lo quiere hacer ver Marruecos. No hay más que leer el texto de la Resolución 1754 (2007). Sobre la base de estos desarrollos, iniciamos el proceso de Manhasset, en junio de 2007.

La “tercera vía” que propuso Rabat es en realidad una solución unilateral destinada a legitimar un “botín de guerra”. Su pecado capital radica en la presunción irrealista de que la comunidad internacional y el Frente Polisario aceptarían de entrada su premisa esencial, es decir, la soberanía marroquí proclamada unilateralmente sobre el Sáhara Occidental.

Para Rabat, la autodeterminación es algo secundario, superfluo, y su función es “confirmar un acuerdo” que ha de versar únicamente sobre la incorporación del territorio a Marruecos, y esta debe ser la única finalidad de la negociación.

Marruecos continua lejos de la realidad, del sentido común y de la legalidad internacional

La propuesta saharaui difiere de la marroquí en la medida en que deja abierta la posibilidad a todas las opciones reconocidas por la ONU para un problema de descolonización y, por consiguiente, a todas las soluciones, incluidas la independencia y la autonomía o la integración, que es el mismo perro con distinto collar.

Consecuentemente, la negociación, a los ojos del Frente Polisario, debe situar el centro de gravedad en la consulta al pueblo saharaui y su finalidad estriba en remover los obstáculos en el camino del referéndum de autodeterminación.

Esta visión ha sido revalidada por el secretario general de la ONU en su informe de abril de 2011, al enfatizar que “conocer la opinión del pueblo saharaui es el elemento central en la búsqueda de toda solución justa y duradera”.

El punto novedoso que incorpora la propuesta del Frente Polisario es la invitación a Marruecos de ampliar el horizonte de miras y aprovechar el proceso para visualizar los términos recíprocamente ventajosos en los dos supuestos —independencia o autonomía— que entrarían en vigor al día siguiente de los resultados del referéndum. Marruecos continúa dando la espalda a esta invitación.

Han pasado cinco años desde el inicio del proceso de Manhasset y forzoso es constatar que no lleva a ninguna parte por la sencilla razón de que la propuesta marroquí, tal y como está articulada, mina los fundamentos y razón de ser de un proceso de autodeterminación relativo a un conflicto de descolonización. Mientas tanto, Marruecos quiere aparecer como voluntario para “caer en medio de fuegos” lejanos en el Sahel, Oriente Próximo. La estrategia evasiva es evidente. Algunos pueden estar empujando al joven rey hacia esas latitudes a cambio de “promesas”. Sea como fuere, animado por algunos, dentro o fuera, Marruecos continua orbitando lejos de la realidad, del sentido común y de la legalidad internacional. A la larga, no le hacen ningún bien a Marruecos ni a la región. Esa órbita y su corolario en materias de violación de derechos humanos —“motivo de serias preocupaciones” hasta para el Departamento de Estado— y de expolio de riquezas de un pueblo indefenso, no puede sino agravar la tensión, alejar más y más a los saharauis y marroquíes y complicar la misión de Ross.

Bujari Ahmed es representante ante la ONU del Frente Polisario.