Caravana por la Paz, desde Granada, alimentando la esperanza

La subsistencia alimenticia en los campamentos de refugiados saharauis depende prácticamente en su totalidad de la ayuda exterior. Desde 1975 diversas agencias humanitarias internacionales oficiales, entre los que destacan el Alto Comisionado de Naciones Unidas (ACNUR), la Oficina humanitaria de la Comunidad Europea (ECHO) y el Programa Mundial de alimentos (PAM), proporcionan alimentos a la población refugiada, mediante envíos de: arroz, aceite, legumbres, harina, leche en polvo, azúcar, etc. Alimentos que no siempre llegan con regularidad ni en la cantidad precisa, dándose situaciones de carencia y retraso importantes. La población refugiada vive situaciones límites ya que no debemos olvidar la dureza y escasez en la que sobreviven.

La organización encargada de la distribución de estos alimentos es la Media Luna Roja Saharaui (M.L.R.S.) a través del Comité de suministros. El reparto se realiza de acuerdo con una cuota establecida para cada familia y/o institución.

Tratando de reducir la dependencia exterior, las autoridades saharauis, a través del Ministerio de Desarrollo Económico de la R.A.S.D. y en colaboración con organismos y ONGs internacionales, han impulsado diversos proyectos para lograr el autoabastecimiento sobre todo de productos frescos. Así se pusieron en cultivo más de 100 ha. De terreno, se construyó una granja avícola, ovina y camellar (camellas lecheras).

Pero en cualquier caso, todas estas iniciativas no llegan a satisfacer las necesidades alimenticias de la población refugiada por lo que se hace imprescindible continuar con la cooperación y la ayuda humanitaria.

La Asociación Granadina de Amistad con la R.A.S.D. desde 1997 a través de proyectos cofinanciados por la Diputación de Granada y diversos ayuntamientos, envía anualmente este tipo de ayuda

Toda una red solidaria se pone en marcha: colegios, escuelas, particulares, empresas, ayuntamientos. Todo canalizada por las diferentes Asociaciones de Amistad con el pueblo saharaui , que con proyectos que se basan en el envío de camiones, tráileres, cargados de alimentos no perecederos , medicamentos y ropas, a los campos de refugiados , tratan de ampliar y mejorar la salud y el bienestar de estas personas.

En los campos de refugiados son los ancianos, mujeres y niños los que más sufren esta situación de precariedad, por ello este proyecto va más allá, buscando atender a la población más vulnerable, disminuyendo las patologías por desnutrición infantil, reforzando la prevención en salud, suministrando medicamentos y contribuyendo junto con las autoridades saharauis a garantizar la alimentación de la población refugiada.

Deja un comentario